analisis little nightmares, critica little nightmares,tarsier studios, bandai namco, juegos de miedo, borntoplay

Análisis Little Nightmares

Las pesadillas suceden en la oscuridad por un motivo

 

¿Eres capaz de recordar las pesadillas que tenías cuando eras pequeño, a la edad de seis años, por ejemplo? En muchas ocasiones los temores de la infancia nos alcanzaban durante la oscura y larga noche, algo que en ocasiones todavía sucede. Estas proyecciones a menudo venían provocadas por el reflejo del mundo adulto filtrado desde los ojos de un niño, una perspectiva desconocida y sobredimensionada que ejerce una poderosa influencia cuando aún estás explorando y descubriendo. El mundo de los mayores y el entorno particular de cada infante puede resultar emocionante y divertido, pero tornarse grotesco y extravagante también puede.

Juega y enfréntate con los miedos de tu infancia ” La atrayente frase con la que te aborda Little Nightmares, el nuevo videojuego de Tarsier Studios publicado Bandai Namco. Las pesadillas y los miedos de cada uno son algo muy personal pero los creadores de este título pretenden hacernos reconectar con nuestro niño interior a través de una aventura que plasma un mundo inquietante y tenebroso donde se dan cita algunos de los temores más clásicos de nuestra infancia, como por ejemplo el miedo inherente a la oscuridad, una constante durante el juego a la par de otro gran clásico; la sensación de sentirse pequeño y desprotegido frente una amenaza mayor que nosotros y de la que huimos.

analisis little nightmares, critica little nightmares,tarsier studios, bandai namco, juegos de miendo, borntoplay

 

En el papel de Six, una niña embutida en un llamativo chubasquero amarillo, tendremos que superar una tenebrosa aventura cuya jugabilidad es sostenida por tres pilares bien definidos: plataformas, puzles y unos siempre agradecidos momentos de sigilo. Al margen de las mecánicas también desempeñan un papel fundamental los escenarios, sobredimensionados desde la perspectiva de Six, cuyo aspecto y tamaño siempre contrasta en pantalla frente al grotesco diseño de los amenazadores enemigos y la iluminación de los niveles, donde el uso de las sombras resulta genial.

Armada con tan solo su ingenio y un mechero, nuestra protagonista debe evitar siempre la temible amenaza que encuentra en cada nivel, confiando en tu habilidad para darla esquinazo y en los escasos recursos disponibles, pues el mínimo error resulta fatal. Little Nightmares es de esa clase de juegos que se ahorra las introducciones y los tutoriales, cediendo el peso del lenguaje y de la explicación a los entornos y al sonido, donde a menudo se encuentra la solución y la enseñanza.

 

 

A través de un macabro mundo tenemos que encontrar la fuerza a través nuestras propias debilidades para poder sobrevivir, básicamente tenemos que pasar desapercibidos y huir a toda prisa cuando toca, algo que ocurre bastante a menudo. Cuando no estamos huyendo de algo espantoso, estamos concentrados en pasar sigilosamente a través de un oscuro pasillo o haciendo filigranas para alcanzar un punto del escenario. La idea es avanzar siempre, encontrar la solución a un rompecabezas que nos impide salir de una sala o situación mientras alumbramos con la luz de nuestro mechero para hallar una posible solución. Mientras, la omnipresente sensación de que algo malo va a ocurrir crea una constante tensión sobre el jugador, sobre todo en algunos momentos clave del plataformeo y durante las huidas, donde sale a relucir un ligero defecto de precisión, algo de inercia en el control de Six, detalle que curiosamente contribuye casi siempre a que seamos más perfeccionistas si cabe en nuestros saltos o carreras.

 

 

=Conclusión=

Little Nightmares puede parecer otro de esos videojuegos de aspecto “cuco” con un protagonista adorable, y de hecho lo es, pero persigue asustarnos y disparar los momentos de tensión con un estilo más cercano a las obras de PlayDead, igual de inquietante y oscuro pero no tan minimalista en aspecto y colorido. Es una aventura de apenas 4 horas de duración donde constantemente se cruzan los tres aspectos clave de su jugabilidad aunando un buen diseño de niveles, un uso ejemplar del sonido y un protagonista con el que rápidamente conectas. Podría durar un poco más y es cierto que los puzles terminan cediendo paso a un ritmo más vertiginoso pero este juego realmente es una carrera, una huida para escapar de la pesadilla mientras nos hace reflexionar sobre algo tan profundo como es la pérdida de la inocencia.

 

 

=Lo mejor=

  • El diseño general del juego, la protagonista, los personajes, los escenarios y el sonido

 

=Podría haberse mejorado=

 

  • Un nivel extra con otra hora más de juego hubiera sido prácticamente ideal

 

 

Este juego realmente es una carrera, una huida para escapar de la pesadilla mientras nos hace reflexionar sobre algo tan profundo como es la pérdida de la inocencia

 

 

 

Versión analizada: PlayStation 4

 

8

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

2 comentarios

Comentar

Publicar un nuevo comentario