Análisis Gears of War 3

Análisis Gears of War 3

El “desenlace” de esta generación

Gears of War ya ha hecho historia en el mundo de los videojuegos y un hueco en mi corazón como jugador. El camino recorrido junto al equipo Delta ha sido largo y ahora toca a su fin.

A pesar de lo que digan sobre el abuso de  “marines espaciales” durante esta generación , he llegado a coger cariño a sus personajes y son sin duda alguna, los que más destacan sobre este estereotipo de protagonista. Marcus y compañía tienen carisma,  sentimientos y su propia historia. En esta tercera parte se acentúa aun más ese lado “emocional” y se respira desde el minuto uno, un aire de incertidumbre y melancolía. Nadie dice nada pero todos sabemos que nos encontramos en la recta final de esta batalla épica.  Durante estos cuatro días que he estado jugándolo, no paraba de venirme a la cabeza el primer tráiler de GoW con “Mad World” de fondo. Han pasado cinco años.

Un título que cierra una trilogía  y completa una experiencia de juego que será la que más asocie a la consola blanca de Microsoft, incluso más que el genial Halo.

Gears of War 3

El argumento de Gears of War 3 nos sitúa en un momento bastante precario para la humanidad, con el ejército de la CGO debilitado y dividido, donde los humanos sobreviven día a día a los Lambent, la nueva raza que surgió debido a la imulsión y que se alza de manera predominante sobre los Locust originales, el enemigo principal de las anteriores entregas.

Lo primero que llama la atención durante los primeros minutos de juego, es el colorido del escenario, que ha progresado poco a poco desde la segunda parte. Atrás quedó esa imagen gris y renegrida del primer Gears, que aparecía de manera constante sobre el escenario.

GoW3 nos brinda más colores y no es que sea un mundo de arco-iris, es que luce el sol y los escenarios son más amplios, dando pie a la luminosidad y a los juegos de luz en forma de rayos de sol y reflejos sobre el agua.

Técnicamente el motor Unreal está a su máxima potencia y patente ha quedado que Epic ha conseguido darle otro “estrujón”, consiguiendo pulir aun más esas texturas tan sólidas, ofreciéndonos unos escenarios con edificios y otras obras arquitectónicas muy trabajadas y de gran calidad.

Gears of War 3

Según vas avanzando en el juego, la boca y los ojos se te van abriendo más y más ante el diseño y el trabajo realizado con los escenarios. El nivel bajo el mar de Sera me impactó muchísimo.

La generación tardía de elementos (defecto del Unreal Engine) es casi mínima en este Gears. Los personajes lucen más pulidos, menos embrutecidos y más humanos a la vez que algo envejecidos (el tiempo no perdona). Otra novedad que se agradece, es la inclusión de otros personajes secundarios como nosotros, un detalle que acentúa aun más el compañerismo y la humanidad de esta tercera parte, viéndose  más rostros al descubierto que cascos ocultándolos.

Los Lambent se revelan como unos enemigos más complejos que los Locust, teniendo que luchar con ellos de manera diferente, buscando puntos concretos donde alcanzarles y con el peligro añadido de la explosión de su cuerpo al morir. Estos detalles enriquecen un poco más los tiroteos pero poco a poco se ha perdido el componente táctico tan bueno que tenía la primera parte. Desde Gears of War 2, para ganar la batalla a los Locust se requieren más cargadores que cerebro como bien dice mi amigo Lommet. Este detalle merma un poco la dificultad. Por este simple motivo, nos gusta más la primera parte.

Aunque el enemigo principal son los Larmbent, los Locust también han sabido reagruparse para sobrevivir. Ellos también se encuentran debilitados pero aun tienen a su Reina al mando. Son unos enemigos implacables, sobre todo la guardia real.

 La jugabilidad no ha perdido ni un ápice, Gears of War puso de moda un sistema de juego y es, con permiso de Kill Switch, el responsable de un vocablo más dentro de la jerga del sector: el “sistema de coberturas”, ya imitado en infinidad de títulos durante esta generación pero ninguno con la gracia ni el acierto de la serie Gears.

Pueden pasar meses sin jugar a un Gears of War que da igual, esos controles no se olvidan. Están grabados a fuego en tu mente y eso es por algo…  porque son geniales. Un control ideado 100% para el mando de 360. Ningún juego ha sabido plasmar de una manera tan lograda, ni tan conseguida, el botón “para correr rápido”. Tiene un toque cinematográfico realmente bueno, así como el genial sistema de recarga.

Gears of War 3

Las novedades jugables que más llaman la atención son: el intercambio de armas y munición entre compañeros y  algunos “juguetes” nuevos  en nuestro arsenal bastante interesantes, como por ejemplo el Lancer Retro con su bayoneta en vez de motosierra (no os digo ná) y el Hammerburst, el rifle de asalto Locust, un arma que me ha dejado un sabor agridulce, pues muestra como sería el universo Gears en modo FPS pulsando el botón Rs, algo que alguna vez se nos ha pasado a todos por la cabeza y que tras haberlo probado te parece curioso, incluso te ayuda en algunos momentos pero te alegra que Epic solamente haya introducido esta vista en este rifle y no como novedad general a la hora de apuntar en el juego. Gears debe ser en tercera persona. Este detalle me lleva a pensar que Epic puede estar pensando en forma de FPS de cara a un futuro.

Otro novedad es el uso de mechas en momentos muy puntuales. Los tendremos en dos versiones, para combate y una versión civil para transporte

Hay efectos nuevos muy chulos, como la nueva manera  que tienen  los Locust de hacer acto de presencia. Los llamados agujeros de emergencia por donde salían los chicos malos, han desaparecido y en su lugar se produce una explosión tipo “géiser” que expulsa a los enemigos por los aires. La primera vez que ves esta explosión en mitad del campo de batalla, crea un extraño desconcierto para el jugador. Está recreada de maravilla, fijaros en este detalle.

Hay guiños muy buenos para los fans de la saga. Me ha gustado mucho el detalle del tatuaje del tercer hermano “Carmine”, con el nombre de sus dos hermanos caídos en las dos anteriores entregas. Dom también ha modificado el suyo de “María”, añadiéndole dos alas de ángel. Son detalles que no tienen relevancia pero personalmente me gustan.

Gears of War 3

Epic tomó buena nota de las críticas recibidas por el enemigo final del anterior juego. El combate final en Gears of War 3 es difícil y más complicado que el general Raam de la primera parte, pero ni la mitad de bueno. La locura y la pérdida de paciencia harán acto de presencia en algunos momentos durante el combate final de este Gears.

El sonido… ¡sonido Gears! y un buen doblaje, con las voces de siempre y los sonidos tan característicos de la serie. Sin ningún tipo de pegas, un apartado impecable.

 

Multijugador

Se ha profundizado más en el aspecto multijugador de este Gears of War 3, algo que sin duda alargará la vida del juego. Epic también se ha portado en este aspecto y ha dejado claro que quiere que tengamos Gears para rato.

La campaña cooperativa para cuatro jugadores se estaba pidiendo a gritos desde el anuncio de la segunda entrega de Gears. Sin duda es la novedad multijugador que más me ha entusiasmado (me encanta el trabajo en equipo).

El Modo Bestia y Horda 2.0 también contribuyen a alargar las horas de diversión.

 El juego incluye un completo y detallado sistema de condecoraciones parecido al de Battlefield: Bad Company 2, con aumento de niveles al estilo CoD, que premiará nuestras hazañas durante cualquier modo de juego (campaña, multijugador…) Un ligero acercamiento del universo Gears a los multijugadores masivos y competitivos en línea o tal vez…  de nuevo una posible pista de las futuras intenciones de Epic.

Me ha llamado la atención algo que ya había visto en el multijugador de Halo: Reach. Consiste en desbloquear un logro por matar a un miembro de Epic durante una partida multijugador. Es una tontería pero a la vez es curioso. Ya de por si sería una gran casualidad encontrarte con un miembro de Bungie o Epic en una ronda multijugador (con la cantidad de jugadores que hay…) pero si consiguieras matarle… sería todo un trofeo para tu colección.

 

=Se podría haber mejorado=

  •  Sigue siendo más fácil que la primera parte.
  • En algunos momentos, se abusa demasiado del momento “abrir el portón con la ayuda del compañero”. Tanto que llega a ser algo cómico.
  • El sistema para revivir a nuestros compañeros es poco preciso. Funcionaba mejor en las dos anteriores entregas.
  • La I.A de nuestros compañeros no funciona todo lo bien que esperamos cuando tienen que curarnos. Hay momentos en los que se cruzan medio escenario para ayudarnos y otras veces que estamos a sus pies y pasan de largo.
  • Me esperaba un final más grandioso.

 

 

=Conclusión=

 Gears of War 3 es el triunfo de los shooters en tercera persona. Un videojuego que completa una saga que ya ha hecho historia y sube a lo más alto del podio de esta generación. En Epic pueden y deben sentirse muy orgullosos.


Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

16 comentarios

Comentar
  1. RUBIO 2 de Octubre de 2011 a las 10:23 Responder

    Hola Rafa y bienvenido. Hombre… si tienes la PS3 y la Wii, por lo menos tienes buenas “reservas”. Peor sería no tener nada. No obstante, te recomiendo que no dejes pasar este juego. Es de los “obligados”.
    Un saludo

  2. lommet 4 de Octubre de 2011 a las 13:15 Responder

    Hola!

    coincido plenamente con tu opinion RUBIO, dejame que te corrija solo un termino.. los enemigos locust afectados por la imulsion se llaman LAMBENT, y no Lambert..jeje. Aprovecho para indicar que a mi me gustan mucho mas como enemigos las larrvas (locust) que los lambent, a las larvas las llegas a coger cariño, te transmiten la sensacion de que son animales que se guian mas por su instinto que por su sesera.

    Estoy en el ultimo capitulo, a punto de enfrentarme al enemigo final asi que no puedo valorar aun la ultima batalla, de lo que si me he percatado es que el juego en modo campaña en solitario es bastante menos entretenido que en multijugador debido a las piradas de pinza de la IA de los compañeros… hacen lo que les de la gana en todo momento, unas veces con sentido y otras muchas sin ningun patron establecido, no veas que rabia me da cuando derribas a un enemigo y le tienes listo para hacer una ejecucion y tus compis se abalanzan echando leches antes a joderte el “fatality”, por decirlo de algun modo.

    La jugabilidad viene siendo igual de buena que en los anteriores, y como bien dices, el juego es mas facil que en su primera entrega, la cual transmitia para mi gusto una experiencia de juego mas gratificante, lo cual no quiere decir que tanto el 2 como 3 sean juagos “excelentes”, y en este caso si que no se le puede poner pegas a este adjetivo, eh Voye??

    Como conclusion y apreciacion personal, no creo que sea el ultimo GoW que veamos… aunque EPIC se ddesentienda del proyecto…

    Saludos!

  3. lommet 20 de Octubre de 2011 a las 05:45 Responder

    Reanalisis.. cuando ya le he metido bastante tralla al juego… la campaña me encanto, el final del juego me gusto bastante, a mi si me parece bastante EPICO, lo unico que me dejo un mal sabor de boca es no saber mas cosas sobre MYRRA, la reina humana de los Locust.. el unico motivo que veo para que hayan dejado ese frente abierto, y el saber mas del pasado del padre de Marcus, es porque saldran mas juegos de GoW que seran precuelas de esta trilogia, no me cabe ninguna duda… un filon como GoW no se puede tirar por la borda, y algun ricachon con pasta estara dispuesto a soltar mandanga para producir mas titulos de esta saga, lo haga quien lo haga…

    Volviendo al reanalisis del juego y centrandome en el multijugador, por mi podian haberse el multijugador versus, no me gusta nada de nada, sin embargo el autentico tesoro del juego, a mi modo de ver, son el modo HORDA 3.0, y el nuevo modo BESTIA, igual que el anterior pero encarnando el papel de Locust!. Ademas a diferencia de los titulos anteriores, en este GoW3 se puede jugar en multijugador online on dos jugadores en pantalla dividida, jugando uno de ellos como invitado de xbox live, lo cual se agradece enormemente. como la inclusion de una ranura mas, aumentando de 4 a 5 jugadores los que pueden participar en la misma partida de estos modos de juego.

    Asi pues solo puedo decir que me encanta el juego y sobre todo si la experiencia de juego es compartida con varios amigos en XBOX LIVE!

  4. Voyevodus 24 de Octubre de 2011 a las 07:06 Responder

    Qué barbaridad… no sabe uno qué decir ni cómo retomar estas cosas… pero seguro que esté donde esté nos seguirá acompañando, se estará viciando donde reposan por siempre los buenos y nos seguirá leyendo.
    Don Rubén Fernández Jiménez Siempre!!!
    Descanse en Paz.

  5. carlangas 24 de Octubre de 2011 a las 20:22 Responder

    Ruben, cacho cabron… ya puedes aprovechar el tiempo antes de que te acompañemos, para saquear todos los cofres!! Que cuando llegue no te voy a dejar ni uno. En fin, no te pude conocer, me quede con las ganas, pero no se te olvida.

    Carlangas.

Publicar un nuevo comentario