Análisis de The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

Volver a las raíces. Aquel grupo de música que tras infinidad de mutaciones y cambios de registro, decide que su nuevo LP recupere aquel rock clásico con el que salieron del garaje. El formato televisivo que tras mil y una revisiones e innovaciones, regresa a la simplicidad de antaño. Una de las sagas de videojuegos más reconocidas que, tras quedarse sin ideas en su último vuelo, decide… pues eso… volver a las raíces.

Otros ya lo hicieron antes, como por ejemplo Mario, que una vez alcanzada la luna con Galaxy, decidió regresar a la Tierra a desatascar tuberías con sus New Super Mario Bros. Capcom llevó a Megaman de vuelta a casa con su novena entrega, también Square- Enix hizo lo propio con Final Fantasy al crear la subsaga Crystal Chronicles y el título independiente The 4 Heroes of Light. Incluso Sonic, que aunque ha usado a las portátiles como plataforma donde rememorar sus años mozos (Sonic Advance, Sonic Rush), ha implantado mecánicas de juego clásicas también en sus títulos principales más recientes. Aunque quizás el caso del erizo azul, por eso de no ser una alternativa, pueda pecar de actitud altamente cobarde al no querer (o no poder) el Sonic Team seguir con la evolución que supuso Adventure. Pero bueno, ahora es Zelda lo que nos atañe, así que voy a ello.

Para ser breves y sin entrar en mucho detalle, hasta día de hoy la saga Zelda (juegos spin-off aparte) se ha caracterizado por seguir una trayectoria evolutiva ascendente. La misma trayectoria que siguió Mario hasta los Galaxy, o Sonic hasta los Adventure, por citar dos casos que a todos os resultarán familiares. Las aventuras de Link en Nes, Snes y las diferentes Game Boy eran jugable y visualmente parecidas, y realmente el hecho de que unas fuesen disfrutadas en portátiles y otras en domésticas, no supuso diferencias mayores que las puramente ligadas a las características de cada sistema. Lo mismo pasó cuando la saga se volvió poligonal. En Nintendo 64 se sentaron unas bases que han seguido vigentes hasta día de hoy y cuyo último eslabón es Skyward Sword. Es cierto que la trama de The Legend of Zelda es todo un rompecabezas, con sus diferentes arcos, momentos históricos e historias paralelas, pero jugablemente no ha habido en ningún momento el más mínimo titubeo: los últimos Zelda portátiles (los cel-shading, de Nintendo DS) son un buen ejemplo de ello.

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

En todo caso, esta tendencia con A Link Between Worlds, el New Super Mario Bros. de los Zelda, ha terminado. Y es que Nintendo ha decidido devolver a la saga las mecánicas de antaño, más concretamente las que vimos en A Link to the Past, lanzado originalmente en Super Nintendo y posteriormente en Game Boy Advance. De esta manera, es fácil de intuir que a partir de ahora habrá dos tipos de Zelda: los de domésticas, y los de portátiles. El arco argumental de ambos podrá ser (será) compartido y no tiene por qué existir una diferenciación entre ellos tal como la de “juegos principales” y “juegos de segunda”, sino que simplemente unos mantendrán la evolución jugable de la saga, mientras que los otros tirarán de nostalgia y simplicidad. Aunque quien sabe, este Zelda de Nintendo 3DS quizás solo sea un tributo, una excepción, y no haya mayores repercusiones. De todos modos, a mí me gustaría pensar que sí, que las habrá, que este es el inicio de una nueva filosofía para las entregas portátiles… ¿Qué porque quiero que esto sea así? Pues bien, no sé cómo decirlo… pero si, no hay duda, A Link Between Worlds ha sido, y es, el mejor Zelda al que he jugado jamás en una portátil.

Aquí todo es más llano, más simple, carente de la épica de los grandes Zelda poligonales. Es un juego pensado para ser jugado en una portátil y con eso quiero decir que 5, 10 o 15 minutos de vicio pueden cundir mucho. El mapa (los mapas) puede ser cruzado de una punta a otra en menos de cinco minutos. Es posible completar cada una de las 8 mazmorras principales (hay más) en no más media hora cada una. La aventura puede ser finalizada (que no completada) en unas 15 horas o incluso menos. Como veis todos son números pequeños, como nuestra 3DS, como la brevedad de nuestros viajes en metro o en tren, o como la agonía en la sala de espera antes de hacernos una colonoscopia. Jugar a esta aventura solo es cuestión de coger los controles, leer dos o tres líneas de texto, y jugar sin parar, desde una vista cenital, pero también lateral… ya que ahora Link tendrá la capacidad de “fusionarse” con las paredes y muros, ya sea para recoger ítems (corazones, rupias, lo de siempre), para acceder a zonas de otra manera inalcanzables, o para vencer a algún jefazo. Como veis no todo es sabor añejo y aquí también hay sitio para la innovación, en pequeñas dosis, eso sí.

Otra novedad es que podremos completar las mazmorras en el orden que nos dé la gana, aunque a la práctica seguramente muchos hayamos seguido un patrón similar, más que nada porque hay lugares donde es más difícil acceder que a otros, y de ahí que, pese a la libertad de elección, el juego siga ofreciendo cierta curva de dificultad, aunque más plana que la de otros Zelda. Otra consecuencia necesidad de esta libertad que se nos da, es que podremos alquilar (o comprar si tenemos las suficientes rupias) cualquier ítem desde bien comenzado nuestro viaje. Vamos, que conseguir las clásicas bombas, el boomerang, o el arco, por poner algún ejemplo, será tan fácil como soltar unas pocas rupias (muy pocas, la verdad). Todo este cumulo de novedades y cambios comentados hacen de este Zelda un juego extremadamente directo, que pone todas sus energías en ofrecer una estupenda jugabilidad, y que no busca nada más que entretenernos y hacer que se nos pasen las horas volando, que nos es poco.

Llegado a este punto y tras ver como la saga parece haber alcanzado el Karma en su vertiente portátil, es inevitable el preguntaros que pasa o que pasará con las aventuras de Link para sistemas de sobremesa. Ciertamente y bajo mi punto de vista personal, la saga lleva estancada en ese ámbito desde Twilight Princess, y la instancia posterior, Skyward Sword, inició el declive con su alarmante falta de ideas y la manera tan rastrera que tuvo de alargar su duración (haciéndonos caminar sobre nuestros pasos con una excusa poco convincente). Y es aquí, en la duración, donde el juego que estamos analizando debe afrontar la mayores de sus batallas. A los más acérrimos seguidores de la saga no les satisfarán sus escasas 15 horas de juego, ¿pero acaso preferís las insulsas 40 horas (20h x 2) de Skyward Sword? ¿Debería la saga, también en sus juegos de sobremesa, contar con mazmorras más breves y, en general, menos horas de juego? Quizás A Link Between Worlds os deje con ganas de más, no lo niego, pero lo prefiero a un empacho. No sé, ¿qué opináis al respeto? ¿Cómo creéis que debe evolucionar la saga? Hacédnoslo saber a través de la sección comentarios.

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

=Conclusión=

Si eres un fan de la saga este Zelda te encantará, no hay más, sobre todo si disfrutabas de los clásicos de la época de los sprites, pero también si te gustan los actuales. Por el contrario, si en el pasado la densidad de otros Zelda te ha tirado para atrás, puede que este A Link Between Worlds consiga hacerte romper la veda e iniciarte en la saga. Aquí todo es más ligero, menos complicado, más de cara al grano. Un juego excelentemente planteado respecto a las posibilidades de su plataforma. Tanto si eres fan de la saga como si no, dale una oportunidad, quizás no consiga derrumbar tu mundo ni tocarte la fibra, ¡pero te lo vas a pasar pipa!

=Puntos fuertes=
  • Diversión y jugabilidad a raudales, sin intermediarios.
  • Pequeñas novedades que funcionan muy bien.
  • Diferentes maneras de resolver los puzles, ya sea con uno u otro ítem.
  • Planteamiento y mecánicas a medida para la portátil.
  • Las 3D no solo son muy vistosas, sino que por momentos se hacen necesarias.
  • ¿El mejor Zelda portátil de la historia?

 

=Se podría haber mejorado=
  • Vale que la historia es lo de menos y no busca ser más de lo que es, pero… ¿otra vez el cuento de siempre?
  • Puede resultar demasiado fácil, especialmente para aquellos que ya lleven varios Zelda a sus espaldas.

 

Etiquetas Nintendo

Comparte este artículo

Ginger

Colaborador de BornToPlay. Me encanta esto. De todo tipo. De no haber existido los videojuegos supongo no habría tenido esa motivación extra para lograr ser el espermatozoide mas rápido. Estaba impaciente por jugar a Sega Master System.

12 comentarios

Comentar
  1. RUBIO 15 de Enero de 2014 a las 13:41 Responder

    Solamente lo he jugado durante unos minutos pero no me cabe la menor duda de que este A Link Between Worlds es una delicia para los sentidos y un lujo poseerlo en la 3DS. Espíritu clásico tanto en aspecto como en mecánicas pero con las posibilidades de la portátil de Nintendo.

    Resulta curioso que lo menciones Ginger porque justamente el otro día estaba pensando en ello cuando imaginaba el futuro Zelda para Wii U, es algo que siempre está ahi, cada vez que se anuncia una nueva entrega es algo que pensamos todos “otra vez el mismo cuento de siempre” sin embargo la ilusión por volver a revivir todo aquello que de sobra conocemos se mantiene intacta y firme. Es increíble el poder que tiene esta saga entre los aficionados y la crítica. Quién sabe, tal vez sea cuestión de tiempo porque nada dura para siempre y Nintendo tenga que empezar a replantearse muchas cosas con los Zelda de sobremesa.

    No puedo opinar de Skyward Sword porque no lo he jugado, debo poner remedio a eso cuanto antes, pero sí es cierto que algunos criticaron esa falta de ideas, aunque otros como por ejempo Bladerunner (a ver si hace acto de presencia) opina que es un homenaje a toda la saga incluso que supera en algunos aspectos a Ocarina y The Wind Waker.

    Gran análisis Ginger

    Un saludo!

  2. Diego 16 de Enero de 2014 a las 14:43 Responder

    Zelda es una de esas sagas tremendamente icónicas en el mundo del videojuego y junto a Mario, gran joya de la corona de Nintendo. No he jugado a todos y los portátiles ni los he tocado pero es verdad que siempre es lo mismo, el mismo cuento, la misma cantinela, los objetos, las mazmorras… pero si algo funciona para qué cambiarlo, en este caso demasiado.

    Saludos

  3. BladeRunner 18 de Enero de 2014 a las 13:23 Responder

    Me doy pena a mi mismo, yo que presumo de haber probado todos los Zelda…y mira que este está chulo, pero ni tengo la 3DS por culpa de los smartphones y sus juegetes tactiles.
    Espero que el mercado portatil no desaparezca por culpa de los telefonos moviles, y aunque algun dia me pillare esta consola y este juego, está el mercado muy complicado. Se podria solucionar con juegos asi, los Zelda siempre tienen mucho que ofrecer.

  4. Ginger 18 de Enero de 2014 a las 17:39 Responder

    Me estoy dando cuenta de que muchos de ustedes no tiene la 3DS y realmente es algo que me desconcierta, y es que tiene un catalogo de juegos de mucha calidad y sin tantas basuras casual-táctiles como en su día salieron para la primera DS.

    Luigi’s Mansion 2, Starfox 64 3D, Heroes of Ruin, Shinobi, Bravely Default, Kid Icarus, los dos Zelda, Resident Evil Revelations, Castlevania Mirror of Fate, MGS3, Monster Hunter 3 Ultimate, Fire Emblem Awakening, SFIV, Cave Story 3D, Kingdom Hearts DDD, Tales of the Abyss 3D, y si, los Mario (Kart, Paper, New y Land). Y los ports de Game Gear.

    Todos ellos son juegos de control tradicional y en su mayoría exclusivos. Cierto que la mitad son de Nintendo, y algunos han dejado de ser exclusivos recientemente, pero teniendo en cuenta el precio de la consola y los juegos, creo que es una muy buena inversión, a la espera de que se anuncie el line-up para 2014 en Europa, ya que de momento no hay anuncios.

    Lo que comentas del mercado BladeRunner, supongo que es en alusión al reciente comunicado de Iwata…

  5. BladeRunner 20 de Enero de 2014 a las 00:29 Responder

    Es que la Wii y la 3ds fue un combo creador de casuals que hoy estamos sufriendo los jugadores de toda la vida. Tu mismo comentas que este Zelda es facil, lo cual me acojona bastante. Ocarina no fue un juego facil, y al menos en Windwaker te tenias que molestar en pensar a que isla ir. Con Twilight Princess me asusté porque era un paseo por el campo…

    No se, es dificil desintoxicarnos del recuerdo de los juegos de Wii y Ds.

    La misma Nintendo ha creado un monstruo que se le ha ido de las manos y ahora no sabe como hacer para que se tomen en serio sus nuevas consolas, lo cual es una pena. Quiza el casual ha madurado y se haya convertido en un hardcore ( cosa que dudo, porque la sub-especie casual surge de vez en cuando como las setas….) y ahora Iwata sale diciendo algo tan ambiguo como que se tienen que adaptar su negocio a las nuevas formas de juego.
    Claro, esos casuals que ellos mismos crearon y amamantaron se han ido a las tablets y a las smartphones, porque aquella gente se compraba la Wii y con el Wiisport tiraban años y años sin gastarse un duro en nuevos juegos.

    Y ahora se quejan por lo bajini..pues que se jodan, porque el Zelda de la WiiU seguro que es otro paseo por el campo.

    Lo malo es que los jugones de toda la vida llevamos sin disfrutar un juego dificil varios años ya, gracias al virus casual-nintendo contagioso sobre todo en consolas Sony y Microsoft. Y es que ellos eran los defensores de los niños, de los juegos sin violencia y no se que tonterias mas. Pero esos niños crecen SuperMario…y luego te echan cosas en cara.

  6. RUBIO 20 de Enero de 2014 a las 13:47 Responder

    Siento mucha curiosidad por conocer cómo se va a replantear Nintendo su negocio. Un juego de Mario en smartphones o en tablets y un Zelda en consolas de Sony y Microsoft supondría una alegría para muchos pero también podría significar el principio del fin de Nintendo como fabricante de videoconsolas, algo que por cierto lleva vaticinándose por muchos desde los tiempos de Nintendo 64. No obstante Nintendo es Nintendo y dudo de que vaya a terminar como SEGA.

    Tal vez la propia creación de Nintendo (y su éxito entre los casuals) ahora se haya vuelto en contra suya pero que la mayoría de los jugadores estén idiotizados casualizados y comercializados hasta más no poder tampoco ayuda nada a Nintendo. Como jugador, hoy por hoy sigo viendo más interesante adquirir una Wii U antes que una PS4 o una Xbox One pero claro somos muy pocos los que pensamos así.

    Respecto a lo de no tener una 3DS, sinceramente soy de los que prefieren jugar frente a un televisor y cómodamente sentado en un sofá y eso que mis orígenes como jugador están en las Game&Watch, Defender y la primera Gameboy, pero de ahí no he pasado en lo que a consolas portátiles se refiere. Por supuesto que me pierdo pequeñas joyas como los dos juegos que has analizado Ginger pero las pocas horas que tengo para disfrutar de los videojuegos prefiero experimentarlas en una consola de sobremesa. Seguramente porque en mi forma de vida no se da la circunstancia para disfrutar de una experiencia portátil, que es realmente la naturaleza para la que se crearon estas máquinas, para quitarnos el mono durante un viaje, mientras esperamos en el dentista o durante un turno de noche. Ahora estas pequeñas grandes máquinas ofrecen casi los mismos servicios que sus hermanas mayores, lo cual desde mi punto de vista es un error a la hora de captar más jugadores, pues se encarecen mucho más y al final a los jugadores veteranos nos tira más eso de aplastar enemigos y marcianitos desde el sofá viéndolo desde una pantalla bien grande, pero vamos que sobre gustos no hay nada escrito.

  7. BladeRunner 23 de Enero de 2014 a las 01:58 Responder

    Tal vez ese sea el problema de fondo lo que dices, que prefieras jugar en una tele a un videojuego antes que en una portatil. Ademas de creer que el poder de “absorcion” de un videojuego , lo consigue mejor una consola de sobremesa, las portatiles parece que estan perdiendo un poco su motivo de ser. Cual era tu experiencia con la Game&Watch y la Gameboy? Partidas rapidas a juegos tipo Tetris que daban una experiencia de juego directa y breve.

    El meter juegos de largo recorrido da pereza ahora que llevas el tema a la preferencia a la hora de jugar. Ahora que me acuerdo, van a sacar el Final Fantasy X y el X-2 en vita…pufff…mejor jugarlos en una play2 la verdad…para juegos de tantas horas, mejor en un pantallon.
    Aunque tendra su publico que querrá cagar mientras juega a esos titulos, o en el metro , pero requieren una capacidad de atencion que te hace olvidarte del mundo exterior, lo cual para el publico en general no le vale. No se, sera como dices que sobre gustos no hay nada escrito, pero puede ser el triunfo de los smartphones ese hueco de partidas rapidas que ofrecen la mayoria de sus juegos.

    Pd: Si…he jugado a la ds y al movil mientras cagaba, pero solo en ocasiones… 🙂

  8. RUBIO 23 de Enero de 2014 a las 15:30 Responder

    Bueno, más que el problema, realmente era la explicación para Ginger, la excusa por la que no me hago con una 3DS jejeje. Lo que si es cierto es que prefiero jugar en una televisión y con un mando, ese es el concepto que entiendo por” jugar a la consola”

    Respecto a lo que comentas Blade, que la Wii y la 3ds fue un combo creador de casuals, desde luego que ha sido una de las puertas más grandes por donde ha entrado esta clase de jugador, pero ¿vosotros creéis que esto se ha contagiado realmente a los usuarios de otras plataformas, o lo que está pasando es que estamos ante una tendencia que nos ha marcado la industria? Sinceramente, a veces me cuesta un poco creer que los que antes jugaban solamente a Nintendogs y WiiSports ahora amputen miembros en Dead Space, o… tal vez sea asi, han descubierto los videojuegos, les gusta, pero claro necesitan experiencias acordes a su nivel de pericia, es decir “ocasional” o “casual”, lo que se traduce en juegos para chimpancés. No sé, a veces me pongo a reflexionar y creo que es un conjunto de varias cosas.

  9. BladeRunner 24 de Enero de 2014 a las 02:39 Responder

    Me pregunto si algun dia el jugador casual sera hardcore…a ver..antes no habia este proceso de adaptacion, los juegos eran como eran y tu los comprabas y jugabas si querias.
    Te acostumbrabas a lo que habia. Pero querias mas de lo mismo. Es que ahora ha dado todo un bajón de dificultad increible…los shooters y su regeneracion instantanea de energia, los juegos donde si no pasas un nivel te lo pasa el juego directamente etc…es decir, antes tu te adaptabas a los juegos y no habia mas, en algun caso se pasaban y te tenias que aguantar. Ahora la industria se adapta al jugador, el llamado casual, el cual toman por idiota, y arrastran a todos los demas. Una pena….

  10. RUBIO 24 de Enero de 2014 a las 13:35 Responder

    Eso era lo suyo, que el jugador se adapte al juego, a su naturaleza y consiga superar el reto que propone bajo una serie de normas. Una cosa es que el juego adapte una serie de mecánicas en función del estilo de juego de cada uno y otra muy distinta es convertir todo en un bonito paseo por el parque donde lo único que importa es la espectacularidad y los bonitos detalles de ese… paseo.

  11. Ginger 25 de Enero de 2014 a las 20:27 Responder

    El “problema” creo yo es que la barrera entre juegos para casuals y juegos para core or hard-core gamers, es cada vez menor.

    Por poner un ejemplo: Uncharted. ¿Es una saga para jugadores casual o para jugadores de toda la vida? ¿Y Dead Space? ¿Y Assassin’s Creed? No todo es blanco o negro y estos son buen ejemplo de ello. Con Uncharted escalar una pared es tan fácil como apretar ARRIBA+SALTO y el personaje se encarga el solito de ir de un lado a otro, nada que ver con la precisión que se nos requería en aventuras plataformeras de antaño, como los Tomb Raider de Core Design. En Dead Space 3, si te pierdes no es problema, aprietas L3 y un haz de luz te marca el camino a seguir (lo mismo en Bioshock Infinite). Y si te atascas en una zona, pulsas Start y cambias la dificultad a Fácil o, mejor aún, te compras un par de armas super potentes en la Store. Los juegos no solo son cada vez más fáciles, sino que se están convirtiendo en experiencias, digamos, semi-automáticas, donde se intenta FRUSTRAR (palabra muy importante) lo mínimo al jugador.

    Entonces… ¿podríamos decir que todos estos cambios son producto de una “casualización” del mercado? Bueno, quizás el significado de la palabra casual haya cambiado durante estos años, pero yo creo que todo esto es consecuencia directa de la dimensión social actual de los videojuegos. Ya no solo jugamos los frikis y los niños, sino que ahora los videojuegos son un activo más en la sociedad de consumo “mainstream”, como lo son música o el cine. Todo el mundo escucha música, todo el mundo mira películas, todo el mundo juega a videojuegos (ya sea en iPhone, PC, 3DS o en las Arcades). Ahora bien, aquel que realmente le gusta la música, no solo escucha los grupos de la MTV. Aquel que realmente ama el cine, no solo mira las películas de Hollywood o las que son projectadas en las salas comerciales. Aquel que es un apasionado de los videojuegos, no solo juega a los títulos que son anunciados en TV, los que tienen 9s y 10s en Meristation, los que salen en las listas de los más vendidos.

    Así pues, creo que la diferenciación ya no es entre juegos casual y juegos hard-core, sino que es entre juegos mainstream y juegos no-mainstream, y entre medio, como no todo es blanco o negro, miles de grises. Y no confundamos juegos no-mainstream con juegos indie/independientes, ya que muchos juegos de ese tipo son totalmente mainstream (Super Meat Boy, un ejemplo claro). Y por poner un ejemplo tangible al respecto y cogiendo a Xbox One como “víctima”:
    – Mainstream: Ryse
    – Uno de muchos grises: Dead Rising 3
    – No-mainstream: Crimson Dragon

    Pero bueno, este es mi punto de vista, nada más 🙂

Publicar un nuevo comentario