Shovel Knight

Análisis de Shovel Knight

Ya no es nada nuevo, los hemos visto a patadas y casi cada mes sale alguno que otro más. Hace años que esto empezó y parece no tener fin… aunque lo tendrá, porque esto son ciclos y al final nos cansaremos, otra vez, de jugar a aquello que jugábamos hace ya un par de décadas y de lo que ya nos cansemos… o no, quizás fue solo la tecnología que obligó al cambio. Para los más jóvenes sin embargo será la primera vez que lo aborrezcan, los que le hayan dado una oportunidad claro, pero no hay que preocuparse, porqué volverá, como todo, como los pantalones pitillo o el corte bob, o los pantalones anchos que sí, que fue hace nada que se llevaban, pero recordad mis palabras: volverán. Tarde o temprano. En todo caso, de momento esto sigue funcionando y cada poco tiempo sale un nuevo juego de esos que justifican el porqué del fenómeno indie y el porqué de su éxito. La fórmula sigue bien viva y de momento no hay indicios alarmantes de cansancio o estancamiento… bueno, de hecho en ocasiones se trata precisamente de hecho, de estancarse en lo de antaño, pero la gracia es el saber hacerlo con maestría, y ahí es donde somos afortunados, porque hay chicos y chicas por aquí y por allí que tienen talento y hacen buenos juegos, aunque sea con sprites de la época de los 8 y 16 bit y con melodías MIDI. Aunque la palabra “aunque” (la de la anterior frase) no tiene por qué ser peyorativa aquí, y eso mismo es lo que muchos de ellos piensan cuando se ponen a crear, autolimitándose técnicamente a propósito, con razón artística, de moda o de tono, no importa, pero ya digo, funciona.

Shovel Knight

A todo esto el otro día jugué a Shovel Knight, y me lo pasé. No es muy largo, tampoco muy difícil, pero todo funciona en una, más o menos, justa medida, que hace que no nos cansamos y que tampoco nos quedemos con ganas de más… de momento, porque una buena secuela sí que me apetecería, por ejemplo. Como ya sabréis, antes había jugado a títulos como Unepic o Cave Story, que en cierto modo siguen la misma premisa del que estamos hablando, y para mi este Shovel Knight es un digno candidato a entrar en el mismo salón de la fama que los anteriores. Cierto es que este es mucho más simple, que “solo” trata sobre el típico guerrero/héroe que debe salvar el mundo, la princesa, al reino o lo que sea, solo que ahora en vez de espada tiene pala y con ella no solo puede atacar, sino también “cavar” y recoger minerales, lo que es una tontería porque viene a ser el símil a romper una caja y recolectar las gemas que había dentro… no esperáis minería ni nada al uso… la pala a efectos prácticos (y a todo efecto existente, salvo el estético), actúa exactamente como cualquier espada en juegos similares. Pero oye, tiene gracia, “el héroe de la pala”… ese loco romántico que va palante con tal utensilio para salvar a su “amada” Shield Knight, desaparecida.

Shovel Knight

Una vez vista la cinemática inicial (rollo retro) y empezada la aventura, pues nada, lo típico, lo que ya vimos en juegos como Duck Tales, Mega Man, Ghost’n Goblins, Castlevania,… todo ello con un toque medio Dungeon & Dragon y, como siempre, recordar que las cosas no son blancas o negras, sino grises, así que tomad estas referencias como lo que son. Es fácil de imaginar que tocará matar a muchos enemigos, usar no solo la espada pala sino también magia, mejorar las habilidades del prota (en cuanto a eso, ataques y magia), e ir matando jefazo tras jefazo (unos ocho en total, más los minibosses) mientras recorremos diferentes zonas cada cual más peligrosa. Todo el avanzar se hace a través de un simpático mapa, como los de los Mario de SNES por ejemplo (¿o de Nes eran? no sé, nunca me han gustado demasiado los Mario), por lo que podemos volver hacia atrás para explorar y completar anteriores fases, así como para volver a nuestra base de operaciones (el poblado), donde mejorar equipamiento y habilidades. Como nota adicional, repartidas por el mundo hay partituras que por cada una obtendremos algo de cash, y si las recogemos todas… pues bien, completas el reto. Estamos entonces ante un juego bastante rejugable y donde no todo es atacar y forrarse de oro, sino que también hay exploración, que es lo que más me gusta.

Así que nada, poco más que decir… a bueno, Shovel Knight es muy muy divertido, adictivo. A mi personalmente me pasó como cuando era menos joven (¡aún lo soy oye!), eso que estás haciendo tu vida (respirar, comer, tirar la basura, etc) y a momentos te vienen unas ganas tremendas de seguir dando palazos a diestro y siniestro. Así que eso, dadle una oportunidad chicos, no estamos ante un producto hipster, sino ante puro amor por lo antiguo, por lo clásico,… hay mucho de eso, sobretodo en NES/SNES/MS/MD… pero este lo podéis jugar fácilmente en 3DS, WII U, PC (Windows, Mac y Linux).

=Puntos fuertes=

  • Divertido, adictivo, simpático.
  • Duración muy buen ajustada, no demasiado largo pero tampoco corto.
  • Las magias disponibles, aportan variedad a la pala.
  • El mundo: inteligente, rejugable.
  • La banda sonora mola, puede incluso que la tararees a ratos.
  • Es un grandísimo homenaje, con mucho talento, pero…

=Se podría haber mejorado=

  • … esperemos que no todo lo que tenga que venir en lo que a juegos indie se refiere sea así, porque oye, de juegos así ya los tenemos a patadas en plataformas pasadas.
  • Poder elegir un mayor nivel de dificultad hubiera sido de agradecer, sobretodo para usuarios con cierto recorrido como nosotros, los de BornToPlay.
  • Que no esté disponible en más plataformas (Sony, Microsoft).
  • El precio. 15 euros me parece demasiado. La calidad que tiene los vale, pero no deja de ser un copy&paste de algo de hace 20 años. Además que soy de los que piensa que los precios de los videojuegos, en general, deberían ser mucho menores.
7.5
Etiquetas Yacht Club Game

Comparte este artículo

Ginger

Colaborador de BornToPlay. Me encanta esto. De todo tipo. De no haber existido los videojuegos supongo no habría tenido esa motivación extra para lograr ser el espermatozoide mas rápido. Estaba impaciente por jugar a Sega Master System.

1 comentario

Comentar

Publicar un nuevo comentario