Análisis Call of Juarez: Gunslinger

Call of Juarez: Gunslinger

Redemption de Call of Juarez

 

Menuda saturación tenemos con el género First Person Shooter. A estas alturas nadaríamos en un mar de casquillos y estaríamos prácticamente sordos a causa del sonido de tantos disparos y explosiones. Aún así, a los amantes de este género siempre nos quedan ganas para empuñar una nueva pistola o lanzar otra granada más. Y es que cuando hablamos de acción subjetiva ambientada en el Salvaje Oeste la cosa cambia un poco, esos disparos se sienten de otra manera, con un encanto especial. Hablamos de un marco que todavía disfruta de cierta “virginidad”, aunque también es verdad que su mecha podría ser más corta que la de otras puestas en escena más actuales o futuristas. Techland vuelve a la andadas, a las buenas, a colocarse sus espuelas, a tocar el ala de su sombrero con la mano derecha y a desenfundar su reluciente Colt con Call of Juarez: Gunslinger.

Siempre que tengo ocasión, ensalzo a otro miembro de esta familia, Call of Juarez: Bound in Blood, un titulo con una narrativa cuidada, oscura y dueño de una auténtica historia de Western con unos personajes y una BSO muy acertados. Pero después del batacazo que supuso Call of  Juarez: The Cartel, seguramente muchos jugadores habrían querido retar a Techland al atardecer para acribillar sus ganas de volver a crear otro shooter de esta serie.

Call of Juarez: Gunslinger es rápido y directo, con un planteamiento rígido y su intercambio de balas no invita a pensar absolutamente en nada más que no sea disparar, avanzar, volver a disparar y subir de nivel para desbloquear otra habilidad, así hasta que llegamos a la pausada tensión de sus duelos. Sus niveles no dan pie a la exploración ni a muchas maniobras, nos obliga a avanzar por un camino prefijado y lineal, donde hay muchos disparos, hasta desembocar en el clásico encontronazo con el enemigo final al que tenemos que agotar su barra de vida a golpe de plomo y dinamita. Un planteamiento sencillo, clásico y sin complicaciones pero divertido y bien resuelto que opta por llevar los tiroteos de la serie a un nivel más arcade.

Call of Juarez: Gunslinger

1908, los últimos años del Lejano Este estadounidense, una época salvaje y cruel pero también emocionante gracias a las historias y las hazañas de algunos héroes, forajidos y sus rápidos revólveres. Muchos de ellos ensalzados a la categoría de leyenda, a menudo una fama sobrealimentada en exceso. Silas Greaves fue una de esas leyendas, un pistolero cuya vida le llevó a cruzarse con Billy The Kid, los famosos Hermanos Dalton o Jesse James. Esta es la historia de Silas, contada por él mismo mientras bebe una cerveza en un polvoriento salón y en el ocaso de aquella época, unas aventuras que a menudo no son recordadas correctamente por su protagonista, algo que repercute directamente en la acción del juego, alterando en algunos momentos el propio escenario y creando divertidos efectos en forma de pausas y ralentizaciones.

Para esta ocasión, se ha optado por la tecnología Cel Shading, una personalidad más arcade y litros de sangre por cada disparo acertado, y hay que reconocer que el resultado final funciona bien, añadiendo al ambiente del Salvaje Oeste unos ingredientes que parecen sacados de Borderlands y de una película de Tarantino, con unos niveles inflexibles donde hay que resaltar el diseño de los paisajes naturales, algunos juegos de luz y unas melodías que favorecen ese ambiente de Western actual, algunas de ellas recicladas de Bound in Blood. Pero sin duda lo que siempre resulta agradable al oído es la contundencia de los disparos de aquella época, el sonido de cada revólver y el chasquido del Winchester.

Con su control rápido y furioso, el juego es capaz de hacernos sentir como un auténtico pistolero de Western, pero de los de peli moderna, y el nuevo árbol de habilidades ayuda a mejorar nuestras armas, aumentar nuestra puntería y conseguir mejores combos. Cada disparo viene acompañado de su respectiva puntuación y sumados nos lleva a desbloquear una nueva habilidad, mientras, por el camino vas “tumbando” a cientos de enemigos clónicos, los cuáles solamente pueden presumir de su buena puntería y de algún paisano un poco más duro de lo normal.

A la frenética personalidad de los tiroteos y a las mejoras típicas en nuestras armas, se suma la ya clásica habilidad de ralentizar la acción y un medidor de suerte que nos permitirá esquivar la última bala que nos disparan cuando estamos a un toque de morir.

Call of Juarez: Gunslinger

La contundencia, el estilo y el sonido de las armas de aquella época suplen un catálogo discreto pero que resulta más que suficiente para llevar a cabo una venganza. Tres clases de revólveres, un par de escopetas, dos rifles y un poco de dinamita, además de una Gatling fija en alguna posición. Para compensar también puedes deleitarte con las geniales animaciones que realiza Silas con sus armas. Si esperas un momento sin hacer nada jugueteará con el tambor del revólver, soplará los cañones de sus pistolas al completar con éxito una ronda de disparos y amartillará el Winchester con mucho estilo.

De esta forma vas devorando los estrictos capítulos del juego, disparando y avanzando, sin muchas más complicaciones que subir una escalera o tirar una puerta abajo y unos quick time events en los que podremos liquidar a varios enemigos pulsando diferentes botones. El argumento se nos va revelando en forma de ilustraciones con los personajes que entran en escena o cuando intervienen en la conversación. Cuando aparece algún personaje clave en las historias del protagonista se anuncia mediante una presentación tipo cómic con dos o tres viñetas, es en ese momento cuando pueden venir a la cabeza las reminiscencias del inolvidable XIII. Su aspecto es original y otorga personalidad al juego, incluso se introducen guiños a clásicos del cine pero es cierto que en algunos momentos se echan de menos las cinemáticas y los diálogos que había en Bound in  Blood.

La asignatura pendiente de John Marston y uno de los atractivos de Call of Juarez, los duelos. En Gunslinger utilizamos los dos joysticks para este momento cumbre, el derecho controla una mira sobre nuestro adversario, al cual vamos siguiéndole sus movimientos mientras permanecemos atentos al porcentaje de acierto que se incrementa o disminuye en función de nuestra habilidad para tener al enemigo enfocado. El joystick izquierdo sirve para acercar la mano a la culata de nuestra pistola, presionándolo hacia abajo y situando la mano en la posición adecuada se incrementa el porcentaje de la velocidad de reacción. Obviamente para ser más rápidos y acertar de lleno tenemos que mantener una coordinación y conseguir un porcentaje elevado con ambos joysticks, eso o desenfundar antes de tiempo y de manera deshonrosa, incluso intentar esquivar la bala. Un sistema que funciona bien, algo más lento y que se diferencia del empleado en Bound in Blood. Ahora es cuestión de gustos y decidir con cuál te quedas.

Call of Juarez: Gunslinger

Una vez hemos completado la historia de Silas Greaves, la cual tiene una duración aceptable, tendremos dos niveles de dificultad a nuestra disposición, Difícil y Oeste Real junto a otro de los extras más agradecidos de esta generación, la opción Juego Nuevo + que nos permite empezar las andanzas de Silas con todas las habilidades acumuladas durante la primera vuelta. La opción Recuerdos nos permite acceder a cada uno de los capítulos, una posibilidad muy acertada que se compenetra a la perfección con otra de las interesantes características por las que opta el juego y que potencia su rejugabilidad. Un recurso también empleado muchas veces durante esta generación, la búsqueda y recolección de unos coleccionables escondidos en los escenarios. Las “Pepitas de la Verdad” tienen un interesante añadido para los amantes de este género, cada pepita nos cuenta un pedazo de la historia real de aquella época, sus personajes y forajidos más famosos, curiosidades, fotos y otras anécdotas, una pequeña dosis de información que resultará muy interesante para los amantes del Lejano Oeste.

Además del modo Historia, Techland nos ofrece el modo Arcade y Duelos. En el primero accederemos a una serie de niveles que deberemos limpiar de enemigos para desbloquear nuevos escenarios. Duelos nos prepara una serie de enfrentamientos contra 15 rivales a los que nos enfrentaremos de manera individual y con un número limitado de vidas.

 

 

=Conclusión=

Siendo justo, Call of Juarez: Gunslinger es un videojuego al que pocas cosas puedes reprocharle, más bien todo lo contrario. Es cierto que no aporta demasiado dentro de un género donde hay para dar y tomar pero es un titulo descargable sorprendentemente completo y rejugable a un precio más que atractivo (14,99 €) A cambio ofrece pura dinamita, acción de la buena con todos sus ingredientes comprimidos en un solo cartucho descargable. Y por si esto fuera poco, devuelve el nombre de Call of Juarez al lugar que se merece.

 

Puntos fuertes

  • Acción rápida y directa sin encasquillamientos en un juego descargable que cumple muy bien en cada uno de sus apartados.
  • Su estética y su nuevo aspecto en Cel Shading renueva la serie ofreciendo frescura y personalidad.
  • Cruzarnos con algunas de las figuras más célebres del Lejano Oeste.

 

Se podría haber mejorado

  • Su único defecto radica en su misma naturaleza de título descargable. Disfrutas todas sus virtudes, sus ideas y su personalidad encerradas en un frasco que rebosa y en el que no cabe más. Tal vez todas sus bondades podrían haberse aprovechado y desarrollado aún más si se hubiera optado por un desarrollo como el otros juegos de la serie.
  • Su historia y su narración son buenas pero no llegan a la altura de Call of Jurez: Bound in Blood.
  • Las voces no están dobladas a nuestro idioma, aunque los textos sí han sido traducidos. Esto no resultaría un inconveniente si nuestro personaje no hablara demasiado, pero teniendo en cuenta que durante toda la acción Silas no para de hablar contando su historia y las anécdotas al detalle, resulta muy incómodo estar disparando y a la vez intentar seguir unos diálogos que no quieres perderte.

 

Call of Juarez: Gunslinger
  • Desarrollador: Techland
  • Distribuidor: Ubisoft
  • Género: Disparos en primera persona (FPS)
  • Plataformas: Xbox 360, PS3 y PC
  • Fecha de lanzamiento: 22 de mayo

 

 

¡Cuántas horas jugando juntos! infinidad de enemigos aplastados, multitud de reinos conquistados y estanterías abarrotadas de videojuegos. Tú eras siempre mi espalda en todas esas batallas.

 

 

Etiquetas Techland

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

7 comentarios

Comentar
  1. Yaybes 5 de junio de 2013 a las 00:52 Responder

    Yo también me quedo con el bound in blood,los personajes se me hicieron más interesantes…aun,que para ser un juego de 15 euros y deunos 1400 megabytes de peso no está da mal!

  2. RUBIO 5 de junio de 2013 a las 09:15 Responder

    Me ha gustado, de hecho ahora voy a pasármelo en el nivel chungo. Además nos ofrece extras interesantes, como el modo Duelos y Nuevo juego+. Creo que voy a estar liado con el hasta que llegue The Last of Us.

  3. malevolus 5 de junio de 2013 a las 09:56 Responder

    Ummmmm lo mismo hasta me lo bajo, aunq creo quie tiene demo. Me apetece jugar a algo que no me haga pensar demasiado, no se q vaya a darm un chungo.

Publicar un nuevo comentario