Análisis Bloodforge

El desarrollo de videojuegos independiente y de bajo coste, está empezando a crecer cada vez más. Este mercado o catálogo alternativo de videojuegos, que a menudo carece del apoyo económico de las grandes distribuidoras, está convirtiéndose poco a poco en una gran alternativa a los títulos de primera división.

Es cierto que las grandes compañías también pueden crear juegos independientes, pero generalmente este tipo de videojuegos de descarga digital, son desarrollados por estudios pequeños que se alejan de las tendencias actuales del mercado gracias a su visión más personal de la palabra videojuego. Este detalle es mucho más importante de lo que parece, porque es en estos proyectos donde actualmente reside la innovación y ese buen hacer casi olvidado, que es sorprender al jugador.

Estos videojuegos están empezando a ponerse cada vez más de moda y golpean duro gracias a sus originales y llamativas propuestas, pero además, en muchas ocasiones consiguen dar una lección de humildad a los títulos más grandes, demostrando que no es necesario un presupuesto desproporcionado, ni una campaña publicitaria brutal para triunfar.

Sobre estos videojuegos, aparentemente simples o sencillos, parece ahora recaer esa gran responsabilidad de la que han renegado sus hermanos mayores, víctimas de las tendencias más comerciales con las que inculcan a los nuevos jugadores.

Esos sentimientos que nos despertaban los juegos de antaño, esa magia, esa ilusión, ese importante legado parece recaer ahora sobre estos videojuegos.

bloodforge

 

 Brutalidad y belleza sin control

 

Bloodforge es un videojuego que pertenece a este mundo, un hack and slash violento con un personaje que encaja perfectamente dentro de este género. Crom El Destructor ” es el protagonista de esta historia, un guerrero bárbaro, que oculta su rostro humano bajo una máscara hecha con el cráneo de un ciervo. Bloodforge es un título que pretende alejar del jugador cualquier rasgo o sentimiento de humanidad y lo sumerge en un mundo de violencia, sangre y barbarie.

Nuestro protagonista clama venganza, pues mediante engaños, él mismo asesina a su amada, pero a la vez está llamado a cumplir una profecía que lo llevará a enfrentarse con los mismísimos dioses. En su camino sembrará la muerte por donde pase, acuchillando, amputando, aplastando y atravesando las tripas de legiones enteras de demonios y otras aberraciones.

El trabajo artístico y el aspecto visual es sólido y muy llamativo, gracias al Unreal Ungine, así como su apartado sonoro. El jugador terminará adorando algunos sonidos, como cuando seccionamos la cabeza de algún enemigo.

Bloodforge sabe como camelarse al jugador, y lo hace con su llamativa y salvaje apariencia, donde priman dos colores, el negro y el rojo, una técnica muy usada en los cómics y el cine para resaltar la violencia y la oscuridad de la historia que se está contando. Además de esto, el título de Climax, tiene un encanto particular, gracias al diseño de su personaje y la estética nórdica que lo envuelve todo, junto a la simbología mágica de las runas, muy presente durante todo el juego. Esta mezcla de elementos otorga al juego un aura especial muy atrayente.

Pero no todo está bien rematado en Bloodforge y es una verdadera lástima. Durante los primeros pasos con Crom, enseguida nos damos cuenta de su defecto más marcado, que es el movimiento de la cámara, que dificulta enormemente los combates, sobre todo cuando hay varios enemigos en pantalla y estamos rodeados. Es una pena que no se haya pulido este detalle, de hecho cuesta trabajo creer que un estudio haya dejado pasar por alto un defecto de este tipo en un juego como Bloodforge. Un título dentro de este género y con esta categoría visual no se lo merece.

Bloodforge

Crom tiene a su disposición cuatro tipo de armas, una espada, un martillo, unas garras y una ballesta. Durante el juego iremos recogiendo versiones más avanzadas y también recibiremos nuevos movimientos que a primera vista parecen muchos, pero realmente no son tantos como parecen. Son muy parecidos y al final siempre terminaremos haciendo lo mismo: X,X,X,X o X,Y, X,Y.

Una de las cosas buenas que tiene el combate, son las secuencias de remate final que nuestro personaje realiza sobre los enemigos. Después de darles unas cuantas estocadas, sobre la cabeza de nuestro enemigo aparecerá un símbolo que nos avisa indicándonos que podemos acabar con él. Las secuencias son brutales y muy espectaculares.

Además de estas armas, Crom cuenta con unas habilidades o poderes especiales que podremos utilizar según vayamos acumulando maná y un estado de frenesí llamado Berserker, que aumenta nuestra puntuación con cada muerte.

Los enemigos que atravesamos y desgarramos, no son muy variados, pero su diseño resulta muy llamativo, sobre todo el de los los enemigos más grandes y los jefes finales.

Bloodforge tampoco destaca por un sistema de juego variado, la exploración y los puzzles son nulos y todo se basa en avanzar por cuatro escenarios bien diferenciados, eliminando enemigos continuamente hasta llegar al típico “pez gordo”. De vez en cuando veremos alguna intro con voces en inglés y subtítulos en castellano, que nos irán desvelando esta historia de traición, muerte y barbarie.

Esto es lo que ha resultado ser el juego de Climax, podría haber sido de otra manera, mejorar en muchos aspectos pero el caso es que al final, a pesar de la simpleza de su sistema de combate y una vez que nos acostumbramos a girar la cámara mientras nos movemos (algo que no cuesta) el personaje y su brutalidad enganchan y divierten. Terminarás acabando esta historia visceral repleta de violencia, incluso llegará a convencerte en algunos momentos.

Bloodforge

=Conclusión=

La historia, el personaje y la estética donde van envueltos es muy buena, lástima que no se haya rematado con un control adecuado. Un estudio no puede pasar por algo un defecto como este y más en los tiempos en los que nos encontramos. Se supone que ellos también son jugadores y saben lo que funciona bien y lo que funciona mal. Aun así, cuando aprendemos a mover la cámara en nuestro beneficio, Bloodforge no es tan horrible como lo pintan. Se deja jugar, divierte y el argumento del juego te anima a seguir.

 

 

=Puntos fuertes=

  • La historia, su personaje y el ambiente oscuro de barbarie nórdica. Esa esencia celta es muy llamativa.
  • La brutalidad de los combates y los remates a los enemigos
  • Cuando aprendemos a dominar la cámara, Bloodforge divierte y no podrás parar hasta pasártelo.
  • Un sistema de puntuación original que recoge nuestro progreso

 

=Se podría haber mejorado=

  • Climax se merece un buen tirón de orejas al dejar pasar por alto un control tan poco pulido.
  • El sistema de combate es muy simple y su desarrollo es lineal
  • Otra de las cosas que llaman la atención es la ausencia de  botón de fijado al enemigo que permita enfocarlo y girar a su alrededor. De hecho, al principio y en más de una ocasión, pulsaremos el gatillo izquierdo instintivamente para encarar a nuestros enemigos, pero no. Algunos lo contemplarán como una rareza pero lo cierto es que los combates habrían salido mejor parados.

 

 

Siempre recordaré esa última partida contigo al Mortal Kombat

 

 

 

Bloodforge
  • Desarrollador: Climax Studios
  • Distribuidor: Microsoft
  • Plataforma: XBox LIVE Arcade

 

Comparte este artículo

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes
pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

1 comentario

Comentar
  1. Cejel 7 de mayo de 2012 a las 15:13 Responder

    Este juego esta genial, tendría que tener más peso pero a pesar de ser de bajo coste esta muy bien, los escenarios y la originalidad de los personajes y la historia en sí le da un toque bestial. Luego lo que me comentastes Rubio, acerca de la cámara a la hora de ultilizar a Crom, esquivar los golpes de tus enemigos y moverte, resulta un poco ortopedico y marea un poco, pero bueno no está nada mal el juego.
    Un saludo

Publicar un nuevo comentario