AOT Wings of Freedom, analisis, review, attack of titan anali

Análisis A.O.T. Wings of Freedom

A.O.T. Wings of Freedom, más conocido como Attack on Titan (Shingeki no Kyojin) sigue de cerca la línea argumental de la primera temporada de la serie anime y manga creada por Hajime Isayama, centrándose en las hazañas de los personajes y situando al jugador en los momentos clave del mismo.

Su argumento nos traslada hasta un mundo de corte medieval donde la humanidad vive al resguardo de imponentes muros para mantenerse a salvo de enormes Titanes devoradores de hombres. La historia gira en torno a tres jóvenes que consiguen sobrevivir a la destrucción de su distrito dentro de la ciudad amurallada, la cual es atacada por el Titán Colosal cuando este consigue hacer una brecha en el muro haciendo que otros titanes accedan a la ciudad. Tras este suceso, los tres amigos pasan a formar parte del regimiento de exploradores con el fin de proteger a la humanidad de tan despiadado enemigo.

AOT Wings of Freedom, analisis, review, attack on titan analisis Shingeki no Kyojin omega force games videojuegos musou

Esta gentuza pretende hacerse un bocadillo contigo…  convénceles de que es un error

 

De nuevo, y al igual que nos ocurrió con Saint Seiya: Brave Soldiersnos encontramos ante una adaptación de una serie de éxito que sabe reflejar la esencia del anime en el que se inspira a través de un videojuego sencillo y sin demasiadas complicaciones, provocando una constante sensación agridulce al fan y una probable indiferencia a cualquier jugador ocasional que no haya tenido contacto con la obra original.

A.O.T. Wings of Freedom es divertido y entretiene gracias a la mecánica de sus combates, idéntica a la del anime y que nos permite realizar con habilidad los mismos ataques espectaculares que Eren, Mikasa, Armin y compañía ejecutan sobre los temibles colosos. Gracias al EMT (equipo de maniobra tridimensional) del ejército de la humanidad, los soldados pueden desplazarse por el aire y entre las edificaciones con movimientos tipo Spider-Man. Ejecutando movimientos imposibles combinados con el uso de afiladas cuchillas los protagonistas alcanzan el cuerpo de los titanes asestando golpes de cirujano para acabar con ellos, bien poco a poco para debilitarlos, sesgando sus miembros, o de un solo tajo en su punto débil: la nuca.

AOT Wings of Freedom, analisis, review, attack on titan analisis Shingeki no Kyojin omega force games videojuegos musou

Si es que con esa cara sólo mereces una cosa: MORIR

 

Durante los primeros combates todo esto es muy espectacular y entretenido, al igual que en la serie es una gozada moverse por los aires, fijar nuestro objetivo y terminar con los titanes de un solo tajo acabando con su mirada estúpida y sus movimientos extraños. Pero esa sensación inicial de poderío y satisfacción poco a poco termina desinflándose por culpa de varios motivos y el principal es la escasa dificultad del juego.

Acabar con los titanes es demasiado sencillo y al final la sensación que transmiten es la de NO ser un enemigo potencial, cuando su aparición debería ser un momento temible que nos pusiera a prueba, como bien plasma la serie. Derrotar a los diferentes gigantes termina convirtiéndose en algo extremadamente normal, pasan a ser el simple recurso que nos permite adquirir materiales para mejorar nuestro equipo, incluso los titanes especiales que aparecen al final de cada nivel no suponen en absoluto un reto más complicado, salvo por el aguante extra que presentan a nuestros golpes. Rápidamente sale a la luz un titán mucho más temible que los del juego: la sensación de repetición.

AOT Wings of Freedom, analisis, review, attack on titan analisis Shingeki no Kyojin omega force games videojuegos musou

Un corte aquí, otro corte allá y el titán pronto se desplomará

 

A todo esto no ayuda demasiado el hecho de que la variedad tampoco está presente en el resto de apartados. Los tipos de misiones principales no varían demasiado unas de otras, teniendo que abordar casi siempre los mismos objetivos y las misiones secundarias no aportan nada a la historia.

El repertorio de escenarios también es limitado, vacío y artificial, ofreciendo las clásicas ciudades, villas y aldeas de la serie con todos los edificios iguales (destructibles eso si) bosques y praderas. En algunos momentos podremos desplazarnos con nuestro caballo por el mapa pero es una opción que no aporta demasiado a la jugabilidad más allá de que su presencia está justificada porque las monturas aparecen en el animé. Realmente no ofrecen ningún aliciente dado que siempre terminamos moviéndonos con el EMT.

Las batallas, divertidas como digo en los primeros compases, al poco tiempo también revelan diversos fallos técnicos y en los momentos de mayor actividad en pantalla la acción se resiente, con fallos en la cámara, ralentizaciones y dificultades para encontrar a nuestro personaje entre tanto caos. Es difícil morir durante una partida, y cuando sucede, es por culpa del juego, luchar en escenarios como los bosques o las calles junto a varios titanes puede convertirse en un auténtico tormento por culpa de la cámara y las malas jugadas que nos hace pasar.

aot-wings-of-freedom-analisis-review-attack-on-titan-analisis-shingeki-no-kyojin-omega-force-games-videojuegos-musou

Efectivamente, es como si sujetara un “cutter” en formato espada

 

Al finalizar cada misión podremos mejorar el equipo de nuestro soldado, los tubos de gas comprimido del EMT, la velocidad, nuevos y mejorados modelos de cuchillas. No hay mucha variedad que digamos y lo peor es que tampoco es algo estrictamente necesario, ya que por los mapas encontramos personajes que nos suministrarán recambios para reponer las bombonas vacías y las cuchillas deterioradas. Nunca te verás en la delicada situación de quedarte sin equipo en mitad de una batalla, que lo mejores o no tampoco tiene demasiada importancia, al igual que el sistema de progresión del personaje. Después de cada misión  nuestro soldado adquiere experiencia traducida en puntos intercambiables por nuevas habilidades y materiales que nos permiten fabricar objetos y mejoras pero la verdad es que todo esto resulta de poca utilidad.

Además de una historia interesante con una mecánica de juego original, otra de las virtudes del juego es la duración. Una vez recorrida la historia principal que como decimos abarca la primera temporada, podemos embarcarnos en el modo Expedición, donde podremos completar bastantes misiones secundarias, bien con amigos o en modo offline. Son bastante parecidas pero es un extra que se agradece, claro que si.

 

=Conclusión=

Siempre que se anuncia una de estas adaptaciones el primer obstáculo que encontramos es nuestra propia ilusión, ya que previamente imaginamos con demasiada fuerza cómo deberían ser los videojuegos basados en nuestros animé o manga favoritos. Por norma general pocas de estas adaptaciones consiguen estar a la altura de la obra en la que se inspiran, muestran mucho empeño y fidelidad en lo visual, en la historia y el diseño de personajes pero poca profundidad y ambición en el resto de apartados y mecánicas. En el caso de A.O.T. Wings of Freedom ocurre exactamente lo mismo, su principal problema es la forma en que se ha trasladado la obra al videojuego, casi todas sus mecánicas son superficiales y esas opciones que ofrecen una aparente profundidad realmente no son tan profundas ni sirven de mucho.

Es un juego divertido y entretenido para unas horas, después tiene poco que ofrecer por culpa de esa superficialidad general, Attack on Titan merecía algo un poco más ambicioso. Aplicar un concepto sandbox o semi mundo abierto con sus normas generales a la hora de trasladar la obra hubiera sido un buen primer paso. Enriquecer el sistema de combate con algunos QTE o algún otro sistema que complicara un poco las cosas a la hora de acabar con los titanes hubiera sido una segunda buena idea para hacer una mejor adaptación.

Un jugador ajeno a la obra de Isayama puede asumirlo sin pesar, sin embargo los fans siempre se llevan la peor parte en estos casos pues tienen que conformarse con lo que hay, seguir jugando sin parar de imaginarse otro concepto de juego para su anime o manga favorito. Imaginad por un momento este juego situado en un mundo abierto, con la ciudad, los muros, ataques sorpresa de titanes, misiones aleatorias en el exterior, una mecánica de combates bien pulida y un sistema de progresión útil y trabajado. Pues eso, seguid soñando.

 

 

=Puntos fuertes=
  • El movimiento por el escenario con el equipo de movimiento tridimensional está conseguido. Sin tener un repertorio demasiado amplio de movimientos, cada personaje tiene un estilo de lucha y una habilidad concreta

 

  • La estética visual y la historia son idénticas a la serie original y ambas molan mucho. Cortar el cuello a un enemigo tan grotesco resulta una delicia

 

  • Tiene un nivel de duración interesante gracias a las misiones secundarias y la posibilidad de jugar el modo online con amigos

 

 

=Se podría haber mejorado=
  • Falta de profundidad en casi todos sus apartados

 

  • Los enfrentamientos con los titanes, acabar con ellos resulta demasiado sencillo y nunca llegan a imponer respeto o terror como refleja el anime. A la hora de abatirlos el sistema de apuntado y ataque podría haberse enriquecido con un sistema de QTE

 

  • Técnicamente debería estar más pulido y se echa en falta más nivel de detalle en los escenarios

 

  • Voces en japonés y textos en inglés

 

 

Es un juego divertido y entretenido para unas horas, después tiene poco que ofrecer por culpa de esa superficialidad general

 

 

Versión analizada: PlayStation 4

 

 

5

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar