Metro: Last Light

4A Games descarta Metro Last Light en Wii U

Parece que Wii U se queda sin su versión de Metro: Last Light, la esperada secuela de Metro 2033. Un videojuego que está haciéndose un poco de rogar y que hace gala de una interesante mezcla de first person shooter y survival horror. La primera persona y el terror son dos elementos que cuajan bastante bien, los sustos suelen ser más efectivos desde una perspectiva subjetiva.

El estudio desarrollador, 4A Games, afirma que Wii U tiene un procesador con poca potencia, una CPU “horriblemente lenta” según las palabras de Oles Shishkovtsov, uno de los responsables del equipo. Al principio pensaron que seguramente podrían conseguirlo pero evaluando la calidad general que tendría el juego, que al parecer se vería afectada negativamente, decidieron que no merecía la pena.

No descartan volver a retomar la versión para la nueva consola de Nintendo, ya que otro de los motivos que les ha llevado a tomar esta triste decisión es el pequeño equipo de desarrollo con el que cuentan, ya que desarrollar la versión de PlayStation 3 supone un añadido bastante considerable. Según parece y si no entiendo mal, el verdadero problema es la falta de medios y de personal que sufre el estudio. Supongo que la situación económica que está atravesando THQ tendrá algo que ver. Si a esto sumamos dos versiones para diferentes consolas cuya programación no resulta sencilla (bien es sabido que muchos estudios encuentran problemas a la hora de programar videojuegos multi-plataforma para PS3 ) llega a ser comprensible que deban tomar decisiones como esta, debido a la falta de medios y a los exigentes plazos de tiempo con los que muchas veces tienen que trabajar los estudios.

Metro: Last Light llegará en 2013 para Xbox 360, PlayStation 3 y PC.

Etiquetas 4A Games

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar